Síntomas de estrés y fatiga? ¿Cómo combatirlo?

Muy a menudo el estrés y la fatiga son síntomas claros en nuestro día a día. El ritmo diario es frenético y estresante, es por eso que aparecen estos signos tales como el agotamiento y la fatiga, que hace más cuesta arriba superar el día a día. Queremos darte unos consejos para intentar hacer más llevadera tu rutina diaria.

Consejo 1: Encuentra tiempo para ti

No tener tiempo para uno mismo, no es bueno. Organizarte para poder destinar un rato cada día a algo que te guste, que te motive y que te haga desconectar. La rutina nos envuelve en unos hábitos de los que nos cuesta salir, es importante poder encontrar tu vía de escape.

Con la mente más fresca y desconectada es más fácil volver a por todo. Desconectar para volver a conectar.

Consejo 2: Hacer ejercicio para calmar el estrés diario

¿Sabías que la práctica de ejercicio es una de las mejores formas de relajarse?
Al generar endorfinas, nos ayuda a calmarnos. Además, potencia nuestro sistema inmunitario y eleva nuestra temperatura corporal. No dejes de cuidarte, es importante para estar relajado y despejado y así para poder afrontar los retos diarios.

Consejo 3: Alimentos que ayudan a calmar la ansiedad.Síntomas de estrés y fatiga? ¿Cómo combatirlo?

Tu alimentación, para que sea equilibrada de en minerales, vitaminas y proteínas, además de lípidos e hidratos.

Ya hemos hablado varias veces de los frutos secos, de la gran cantidad de beneficios que nos aportan. Almendras, anacardos, pistachos… Todas estas semillas contienen grasas buenas y saludables, como las monoinsaturadas y las poliinsaturadas. Tienen nutrientes, como vitaminas, minerales y omega 3 que calman la sensación de ansiedad.

Consejo 4: Toma Astenolit durante 12 días

¿Qué tal si alguien te echa una mano con aquellos nutrientes que tu cuerpo más está necesitando necesita? Astenolit es un complemento alimenticio que gracias a las vitaminas del grupo B que contiene (B6 y B12), minerales (elementos químicos esenciales para la vida), Carnitina, Glutamina y ácido aspártico, que contribuyen al mejor funcionamiento de nuestro organismo aportando una gran resistencia a la fatiga.
Astenolit es un tratamiento para superar la fatiga y el estrés de en tan sólo 12 días.

Síntomas de estrés y fatiga? ¿Cómo combatirlo?

Consulta a tu farmacéutico para encontrar el Astenolit que mejor se adapta a tu ritmo de vida.

Si quieres también puedes realizar el test para descubrir tu Astenolit

Comparte

Empieza las mañanas con las pilas bien cargadas

¿Cuántas veces te has ido al trabajo con nada más en el estómago que el café apurado y el trozo de galleta que se han dejado los niños? Es probable que muchas: todos tenemos prisa, y según los datos de la Encuesta Nacional de Salud de España 2011/2012, del Ministerio de Sanidad y el Instituto Nacional de Estadística (INE), más de un 12% de la población española sale de casa tomando sólo algún líquido (cafés, tés, zumos, batidos, etc.).

Aún más: más del 3% salen de casa sin tomar absolutamente nada.

Tranquilos: no es nada TAN grave. De hecho, según explicaba el pediatra Aaron Carroll (Universidad de Indiana) en 2016, muchas de las investigaciones al respecto están sesgadas, y no está demostrado que no desayunar sea nocivo a largo plazo, ni que genere tendencia a la obesidad en los niños, por ejemplo, que es una de las cosas que más se leen y escuchan.

La relación entre nuestro organismo y el desayuno es complejísima, y está claro que cada persona la vive de una manera diferente. Realmente existen personas que no sienten nada de hambre al levantarse, y no se les abre el apetito hasta media mañana, por lo que con una bebida (o ni eso) “funcionan perfectamente” hasta la hora del almuerzo.

Sin embargo, para la mayoría de la sociedad, el desayuno es más que importante: es vital. Y el problema es que muchos de esa mayoría no desayunan correctamente, y luego pasa lo que pasa: el cuerpo no tiene el combustible necesario ni los nutrientes que pide tu metabolismo, tu cerebro está apagado y más lento, tú estás más irascible, y no es que te sobre la energía precisamente.

Todo lo que necesitas para un desayuno que te ponga en marcha

Algo más de tiempo

Uno de los motivos más habituales para no desayunar, o desayunar mal, es la falta de tiempo. Las mañanas pueden ser muy estresantes, es probable que tú hayas ido a dormir más tarde de la cuenta, y al final creas rutinas en las que vas con el tiempo pegado y el desayuno es, simplemente, una floritura que no te puedes permitir.

O sea que el primer consejo es levantarte 15 o 20 minutos antes. Te sorprenderá ver la de cosas que puedes hacer en ese tiempo, y aún os sorprenderá más a todos disponer de unos buenos minutos para sentaros a la mesa y comer juntos antes de partir, cada uno, a sus rutinas diarias.

Hidratos de carbono y fibra

Los carbohidratos (presentes en el pan, los cereales, las patatas, la pasta, el arroz, etc.) es la materia prima que convertimos en glucosas de las que luego obtendremos energía celular. O sea que es la base energética del desayuno y no puede faltar.

La fibra es otro elemento importante porque no la podemos digerir. Sí, has leído bien, y no, no es un error: lo que la hace importante es precisamente eso, que no la digerimos y pasa por todo nuestro tracto digestivo, facilitando el movimiento intestinal y “engrasando” el metabolismo. Empezar el día estreñido no es el mejor de los comienzos, ¿verdad?

Por eso los cereales son uno de los reyes del desayuno: contienen carbohidratos y fibra y cumplen sus dos funciones. Claro que una tostada con una pieza de fruta también te lo va a aportar. En los buenos desayunos nunca debe haber un alimento en concreto, sino una fuente de nutrientes… y ya cada uno elegirá su fuente preferida, que la comida también es disfrute.

Proteínas y grasas

Tus músculos, y todo tu organismo, va a necesitar proteínas durante el día, así que debes consumir los aminoácidos adecuados para construirlas. Lípidos (o grasas) también necesitarás, pero en mucha menor medida.

Por eso el mejor alimento en esta categoría es la leche, y sus derivados. Además de las proteínas, de la leche conseguimos también una importante cantidad de calcio y de fósforo, así como de vitaminas A, D o B12. El queso, por lo general, proporciona una cantidad algo mayor de grasa, y el yogur aporta también probióticos, o sea, bacterias parecidas o idénticas a las de nuestros intestinos, lo cual no nos afecta si estamos sanos, pero sí puede ayudarnos a recuperarnos si la flora intestinal ha sufrido por cualquier motivo.

Vitaminas y minerales

La fruta es necesaria. No te escaquees. Te va a proporcionar agua, te va a proporcionar azúcares, te va a proporcionar fibra y, sobre todo, te va a proporcionar las vitaminas y minerales que tu organismo necesita durante toda la mañana. Naranjas y mandarinas, melocotones, peras, melón y sandía… en este artículo te explicamos lo que te aportan algunas de las mejores frutas veraniegas, pero intenta variar entre colores: normalmente, la diferencia principal entre frutas rojas, amarillas, verdes o naranjas son los tipos de vitamina que contienen.

Tu Astenolit diario

A veces, los desayunos insuficientes o apresurados sólo echan aún menos leña al fuego, porque ya llevas unos días cansado. Duermes mal, te cuesta mucho arrancar, y tu plenitud se desvanece a media tarde para ya no regresar.

En estos casos, a tu desayuno le falta algo más: un vial o ampolla de Astenolit o Astenolit-dinamic en un vaso de agua, durante doce días. Sus nutrientes, vitaminas y demás ingredientes empezarán a desempeñar sus funciones biológicas en cuanto entren en tu organismo, y en poco tiempo empezarás a notar los efectos.

Será el momento perfecto para introducir en tu rutina ese tiempo extra por la mañana para preparar un buen desayuno que os haga salir de casa, a ti y a toda tu familia, con las pilas bien cargadas.

¡Y a por el día!

Comparte

¿No consigues descansar bien en verano? Sigue nuestros consejos

Muchas personas tienen problemas para dormir. A menudo estos problemas ocurren con el cambio de estación, en primavera y otoño, fruto de la astenia provocada por el cambio de luz y de ritmos circadianos. Pero, sin duda, la época en la que más gente encuentra dificultades para dormir es en verano. Lo cual supone mayor irritabilidad y un mayor cansancio a lo largo del día, que se suma a otros motivos de cansancio veraniego que ya hemos explicado en este post.

Y a nosotros, ya lo sabes, nos preocupa tu cansancio, nuestro objetivo es derrotarlo y que te sientas vital, a tu mejor nivel. En esto siempre te va a ayudar Astenolit, porque con 12 días de toma diaria sus vitaminas y nutrientes equilibran tu organismo y tu metabolismo para que funcionen como un reloj. Pero si estás descansando mal este verano, vas a necesitar tomar otras medidas.

Misión: Dormir bien en verano

En nuestro descanso influyen muchos factores diferentes, y como lo que nos preocupa es tu estado físico y anímico en general, hemos tratado ya en el blog todos estos factores de forma pormenorizada. No te pierdas los siguientes artículos, porque en ellos encontrarás las pautas que debes seguir para conseguir un mejor descanso este verano.

Por ejemplo, en el artículo “¿Descansas lo suficiente? Enfréntate a la fatiga con estos consejos” hablamos sobre:

  • La importancia de los rituales de descanso (duchas tibias, lectura de cama, y otras rutinas para relajar la mente).
  • La necesidad de cenar ligero y temprano (las cenas copiosas son enemigas naturales de una buena noche de sueño).
  • La importancia de la oscuridad y el silencio (tu cerebro debe registrar las condiciones adecuadas para “dormirse” bien).

Y en este otro artículo “¿Tan cansada que no puedes dormir?”, además de incidir en esos factores, hablamos también sobre cómo el nivel de actividad física y mental afecta a tu descanso, o cómo los cafeteros olvidamos a menudo que la cafeína, aunque nos parezca que estamos acostumbrados, nos perturba el descanso.

Pero para cumplir con nuestra misión de dormir y descansar bien en verano, además de todo lo anterior, necesitaremos tener en cuenta otro factor: el factor temperatura. De ello hablamos en este otro artículo: “Cómo climatizar tu dormitorio en verano para un mejor descanso”.

Siguiendo estos consejos, y con tu Astenolit en viales o ampollas, siempre a mano para tu toma diaria, pronto deberías conseguir un descanso más reparador… y sentirte de nuevo a tu mejor nivel.

Comparte

Cómo climatizar tu dormitorio en verano para un mejor descanso

Lo de dormir en verano es complicado, pero se está poniendo imposible últimamente. Año tras año las temperaturas van subiendo, los ventiladores van que vuelan, los “pingüinos” se agotan en las grandes superficies, y nosotros tenemos que seguir sobreviviendo a estas calurosas noches para poder rendir durante el día.

Y no nos está saliendo demasiado bien, ¿verdad? El arranque matutino cuesta más que de costumbre, el calor de primer ahora te inutiliza hasta la noche, y al volver a la cama, vuelta a empezar. Un mal plan para las vacaciones, pero un plan aún peor para esas últimas semanas de trabajo agonizante justo antes de las vacaciones.

Astenolit, como ya sabes, es una de esas ayudas inestimables cuando nos faltan las fuerzas y no… acabamos… de… llegar… Aunque no tiene el poder de refrigerar. Así que vamos a tener que encontrar otro modo de refrescarnos para dormir.

¡Aquí tienes algunos consejos que esperamos te ayuden!

Luchando contra el calor

El ambiente ideal para relajarnos y caer en los brazos de Morfeo está entre los 18ºC y los 22ºC. De los 26ºC hacia arriba, el cerebro encuentra dificultades para relajarse y descansar, y las fases del sueño se alteran. El resultado es un sueño más ligero, menos reparador, y que habrá costado mucho más conciliar.

Es tan sencillo como eso: si hace demasiado calor, dormimos peor. Por tanto, ideas a tener en cuenta para dormir mejor en verano:

  • Mantén el dormitorio tan aislado del calor como puedas (si es una estancia en la que no entras demasiado durante el día, todo cerrado y persianas bajadas es el mejor aislante) para que llegue fresco a la noche.
  • Ventila la habitación con el aire fresco de la noche antes de acostarte, y si se tercia, duerme con la ventana abierta para que la brisa vaya refrescando durante la noche.
  • Una ducha tibia antes de acostarte es la mejor forma de entrar en la cama en verano, antes de dormir.
  • Si usas ventilador, que el aire no te toque directamente, o no todo el rato. El aire directo sobre la piel hace que el músculo se tense involuntariamente, por lo que tu sueño no sería tan reparador.
  • Si sólo dispones de ventilador, llena un cuenco o una olla grande con cubitos de hielo y déjalo justo delante. No es como un aire acondicionado, pero el aire frío que aporte siempre será bienvenido. 
  • El algodón es el material ideal para las sábanas, al ser liviano y transpirable.
  • Si puedes dormir de lado, mucho mejor que boca arriba o boca abajo: es cuando menos piel tienes tocando a las sábanas, y más espalda dejas descubierta al fresco de la noche.
  • Si usas aire acondicionado, mira que no te caiga justo encima, o al menos no durante demasiado tiempo. No bajes más allá de 22 grados, y recuerda que reseca el ambiente, por lo que el descanso que ganes por fresco puedes perderlo por garganta seca.

Y un último consejo, que no tiene que ver con frescura y calor, sino con el sentido común: si estás de vacaciones y disfrutando de tus siestas… quizá debas acortarlas un poco. Por muy fresco que esté el dormitorio, si tu cerebro también lo está porque hace cuatro horas durmió dos, pues va a costar coger el sueño de nuevo.

¡Que nada te impida descansar de verdad este verano!

Comparte

6 planes anti-aburrimiento para este verano

Vivimos tan ocupados que a veces no sabemos aprovechar bien nuestro tiempo libre. Y el verano es la época en la que más se nota: tras los días de esperado descanso, surge el aburrimiento y el no saber qué hacer en esos días en que aún no te has ido, o ya has vuelto, pero sigue siendo verano.

Y Astenolit es muy útil para el cansancio, la fatiga, la apatía o el estrés, pero por desgracia, no sirve para el aburrimiento. Sin embargo, ¡nunca querríamos que algo así estropeara tus vacaciones ahora que ya estás bien de ánimos y de vitalidad! Por eso te dejamos aquí 6 planes anti-aburrimiento, que te darán ideas para llenar esos días en los que, si supieras qué hacer, lo pasarías genial.

Plan 1: la ruta-desafío

Poneos un reto. No os diremos que hagáis el Camino de Santiago (que oye, si podéis, es increíble), pero seguro que existen excursiones con potencial de desafío que se convertirán en el hito del verano. 

Una subida con acampada cerca del castillo de tu localidad, una competición yendo a la playa andando, o iniciarse en vías ferratas asequibles en tu zona, son formas de añadir emoción, desafío, actividad y satisfacción a tus vacaciones.

Plan 2: descubre el housesitting

Lo normal, cuando quieres viajar a un país, es alojarte en un hotel o apartamento. Recientemente se pusieron de moda también los pisos turísticos, casas de particulares que ofrecen alojamiento a cambio de un dinero. Pero, ¿sabías que también puedes viajar a otros países y alojarte en casas particulares sin pagar ni un euro? 

Es lo que se conoce como “housesitting”, una práctica aún poco conocida en España en la que los propietarios de una casa se van de vacaciones, y te dejan a ti ocuparla esos días a cambio de que se la cuides y cuides de sus animales y plantas. 

¿No te parece una forma súper original de viajar a otros países y conocer a su gente, con presupuestos mucho más aliviados?

Plan 3: vete a las estaciones de esquí

Parece que si hace frío es obligado ir a la nieve, y si hace calor es obligado ir a la playa. Y la verdad es que ir a la playa en invierno, pues no apetece mucho. Pero, ¿por qué no refrescar tu aburrimiento estival con una escapada a la montaña? Resulta curioso visitar las estaciones de esquí, tan blanquitas en invierno, y verlas totalmente vestidas de verde en verano. ¡Muy recomendable!

Plan 4: turista en tu ciudad

Una ciudad no se conoce igual si vives en ella que si eres un turista. El turista no sabe moverse por ella, pero explota a fondo sus atractivos. El nativo se mueve por ella como pez en el agua… pero es posible que se haya perdido muchos de los principales atractivos.

Para los días de aburrimiento de este verano, os proponemos el juego del turista: comprad una guía actualizada de la ciudad, y descubridla y visitadla como si acabarais de bajar del avión. Museos a los que nunca fuisteis, monumentos en los que nunca te has parado (si es que pasas por delante), callejuelas que desconocías, actividades sorprendentes que nunca se te ocurrieron… tu ciudad tiene para sorprender a todo el mundo, y vosotros los primeros.

Plan 5: el proyecto creativo

El verano es una época perfecta para realizar un proyecto cooperativo todos juntos. ¿Quizá un gran mural? ¿Una serie de cuadros hechos por cada miembro de la familia? ¿La construcción de un castillo de cartón para los niños? ¿Una iniciación a la alfarería y la cerámica con juegos caseros? ¿O sencillamente os ponéis cada uno a crear un slime y hacéis un concurso para elegir los mejores en diferentes categorías?

Si requiere habilidad manual, pringue y diversión, el aburrimiento no tiene cabida: ¡todo el espacio lo va a ocupar vuestra creatividad!

Plan 6: el huerto cooperativo

Crear un huerto casero es otro proyecto que podéis desarrollar junto este verano. No importan mucho las condiciones reales de la casa, porque incluso en el balcón más pequeño es posible crear algo interesante. Con macetas compradas o recicladas, planteando huertos verticales con palets o usando mesas de cultivo urbano… adáptate al espacio y descubre con los más pequeños el placer de ir a por la tierra, los esquejes o las semillas, plantar, regar, cuidar, ver germinar y crecer, y finalmente, recolectar el fruto de ese esfuerzo.

Un balcón con menta fresca siempre olerá bien y será agradable para toda la familia. Unos maceteros de fresones proporcionarán rojos y jugosos frutos todo el verano (¡ten a mano la nata!), y unos botes de yogur reciclados, con drenaje en el fondo y algo de tierra, te servirán para plantar las lechugas de vuestras ensaladas de verano.

Desde luego, si te aburres este verano no será por falta de planes. Aunque el mejor plan, siempre, es que se te ocurre por propia iniciativa. Así que no esperes a que se te eche el calor encima y te descubras tirado en el sofá sin saber qué hacer: busca, piensa ¡y prepara actividades anti-aburrimiento para este verano!

Comparte

Ideas para hacer con tus nietos en verano

Si eres abuelo, o abuela, este verano vas a pasar mucho tiempo con los nietos casi seguro. Entre el célebre y temido fin-del-cole-pero-no-del-trabajo, las semanas muertas y las de vacaciones, de finales de junio a mediados de septiembre las oportunidades son mil… y el cansancio con el que te dejan, es de diez mil.

Son maravillosos, tus nietos, los amas por encima de todas las cosas, pero, ¡ay, si se estuvieran algo más quietecitos! ¡O se cansarán antes! Pero no, para ellos nunca es tarde para seguir jugando, así que si quieres superar estas sesiones sin agotarte y disfrutando de ellos al 100%, será mejor ir renovando el repertorio de actividades que podéis hacer juntos.

¡Aquí tienes algunas ideas que esperamos te ayuden!

Aire libre más allá del parque

Aire libre, los niños, siempre lo van a necesitar, así que no tiene sentido negárselo. Pero no tiene por qué limitarse solo al parque en el que, probablemente, vas a acabar agotadísimo de tanto subirlos y bajarlos y de tanto empujar el columpio.

  • Una pequeña excursión por los alrededores del pueblo.
  • Día de piscina, si las condiciones son las adecuadas.
  • Jornada de castillos de arena en la orilla del mar.
  • Paseo por el centro a última hora de la tarde.
  • Si hay feria, caballitos y demás atracciones.
  • Un paseo por el muelle, repitiéndoles mil veces que no se asomen tanto al borde.

Son tantas las posibilidades, que posiblemente no has pensado ni en la mitad de ellas. 

Jugar con la comida

En una época donde lo más fácil del mundo es meter a los nietos bajo el agua, que se ensucien debería ser la menor de tus preocupaciones. O sea que es el momento perfecto para experimentar en la cocina.

Galletas, postres, helados o su comida favorita: entretenlos, enséñales a manejarse con prudencia y efectividad, a batir el huevo y a crear masas, o ponlos a pelar patatas para la tortilla (¡con extremo cuidado!) si ya se manejan con los cuchillos.

Crear monstruos de fruta con palillos, trozos de diferentes frutas e incluso algo de sirope de chocolate es una de esas soluciones que no sólo divierten a los más pequeños, sino que de paso les enseña y les nutre.

Lo cercano más desconocido

Es una norma que no falla casi nunca: cuando vamos de viaje intentamos visitar cada atracción y cada museo de la ciudad que sea… ¡pero no hemos visitado mucho de lo que tenemos en nuestra misma provincia o incluso ciudad!

El verano es una época ideal para recorrer distancias cortas y sorprenderos juntos con ese museo que tienes al otro lado de la ciudad, ese parque a media horita del que siempre has oído hablar pero al que nunca habéis ido, o esa actividad especial que montan en tu ciudad durante los meses de verano.

Sácale punta a tu buscador de Google y descubre decenas de actividades interesantes para realizar con tus nietos este verano.

Descubriendo juntos la tecnología

Los abuelos siempre necesitan un ayuda extra para sacarle partido a su móvil o su tablet, y los niños, nativos digitales, se mueven por la tecnología como pez en el agua. En las horas de más calor, una buena idea es compartir a la sombra ese rato de pantalla que el niño va a hacer igualmente. 

Descubrid juntos apps infantiles, jugad una partida a dobles o por turnos de su juego favorito, pintad con el dedo… ¡hay tanto por hacer sin moverse realmente del sofá!

Transmisión de hobby

Tus hobbies no son los de tus hijos, y menos aún los de tus nietos. Pero eso no quiere decir que no puedan serlo. Jardinería u observación de pájaros. Pesca con caña o con red de cangrejos. Búsqueda de plantas aromáticas en los montes alrededor del pueblo. Maquetismo o bricolaje. 

Transmite aquello que te apasiona, que te ayuden cuando estén aburridos si ves que de entrada no les llama mucho el tema en cuestión. A lo mejor os sorprendéis todos y descubrís que compartís aún una cosa más.

En definitiva: huye de la rutina veraniega y usa tu imaginación. Hay miles de cosas que puedes hacer con tus nietos tanto si estás en plena forma como si llevas días arrastrando ese cansancio tan pesado del verano. Y en este último caso, ya sabes que Astenolit te puede ayudar, ¿verdad?

¡Que nada os impida disfrutar del tiempo que pasaréis juntos este verano!

Comparte

Cómo mantener tu energía al mejor nivel a pesar de los cambios de tiempo

La primavera es un tiempo cambiante e inesperado con una enorme influencia en tu estado físico y mental. Lo de “la sangre altera” es otra muestra de cómo a veces el refranero esconde realidades posteriormente confirmadas por la ciencia. Hoy vamos a ver cómo los constantes cambios de tiempo pueden revolucionar tu organismo y hacer que te sientas mejor… o por el contrario, más cansado/a.

Y, por supuesto, veremos cómo mantener tu nivel de energía pese a todos esos cambios atmosféricos. ¡Sigue leyendo!

El tiempo atmosférico y su influencia en nuestro organismo

El cambio de estación conlleva ya cambios importantes en nuestro cuerpo. Se cambia la hora y se altera un ritmo de sueño que ya de por sí se va alterando, porque el día se alarga, y esa luz adicional desregula nuestra química cerebral. Hormonas desajustadas y ritmos circadianos alterados: es una de las mejores recetas para la astenia primaveral (link a post 42).

Pero es que una vez inmersos en la primavera, prosiguen los cambios, y con ellos, sus efectos sobre nosotros.

El efecto de las horas de sol

No todos los efectos son negativos. De hecho, una vez esquivada o superada la astenia, el aumento de horas de luz solar es una de las mejores noticias, porque eso supone un incremento de luz sobre nuestra piel, que se traduce en un aumento de nuestra producción de vitamina D, cuyos beneficios y funciones ya vimos en este otro artículo (link a post 43).

Además, según algunos estudios, un incremento de la vitamina D también mejora los marcadores cardiovasculares: tu corazón funciona mejor, tus venas transportan oxígeno y nutrientes de forma más eficaz, y tú sientes menos cansancio.

¡Ay, si todo quedara aquí! Pero no, lo bonito (y complicado) de la primavera son los cambios repentinos. Ahora mismo estábamos disfrutando de un paseo al sol, y de pronto, llegó el nubarrón.

El efecto de las lluvias

La lluvia es buena para la tierra, para limpiar el ambiente y, tormentas aparte, también tiende a relajarnos. El problema son esas fases de la primavera en las que, según el año, se pueden acumular varias semanas seguidas de lluvia. Estos excesos de humedad siempre acaban derivando en explosiones de polen y otros alérgenos las semanas posteriores. Y las personas alérgicas ven sus energías y capacidad mermadas.

El efecto del aumento de temperaturas

Ya llegó el anticiclón y volvemos a tener una primavera soleada y calurosa. ¿Por qué volvemos a sentirnos cansados? Precisamente, porque sube la temperatura.

Un aumento de la temperatura en el exterior conlleva un aumento en la temperatura interior, y eso lleva a que nuestros vasos sanguíneos se dilaten. Resultado: mayor gasto energético, y menor tensión sanguínea.

Súmale a esto que el aumento de temperatura perjudica el sueño, ya que el cuerpo necesita estar algo más frío de lo habitual para poder descansar adecuadamente.

El efecto del aire acondicionado

Si las gripes y resfriados hacen su agosto en invierno, además de por nuestra bajada de defensas estacional, es porque compartimos con otras personas espacios cerrados y mal ventilados, lo que facilita la acumulación de patógenos y su contagio.

Así que, gracias al aire acondicionado, ahora las gripes y resfriados también pueden hacer su agosto en agosto, porque nos encerramos durante horas en espacios compartidos y mal ventilados (aunque fresquitos, eso sí). Se calcula que en torno a un 20% de los contagios anuales ocurren en los meses de verano.

Cómo mantener tu nivel de energía pese a los cambios de tiempo

Frente a lo imprevisto de la naturaleza, la rutina de lo sistemático. Siempre decimos que adquirir buenos hábitos vitales es la piedra angular de una vida sin cansancio:

  • Un descanso lo suficientemente largo en las condiciones adecuadas.
  • Una dieta equilibrada en la que los vegetales tengan un papel principal.
  • Un abandono de los hábitos negativos, como el tabaquismo o el alcohol.
  • Un ejercicio moderado y regular que nos mantenga tonificados y con la química cerebral positiva.

Hacer de estos hábitos una rutina mantiene nuestro organismo preparado para afrontar el estrés adicional de los cambios de tiempo, y por tanto, da igual cuándo empieces, o si ya te pilla tarde para esta primavera: lo importante es empezar y adquirir el hábito.

Encontrarás más detalles respecto a estos y otros hábitos saludables en el siguiente artículo:

Pero cuando lo que necesitas son resultados rápidos, porque entre lluvias y no lluvias estás que no te llega la fuerza al final del día, tu mejor amigo es entonces Astenolit. El efecto de sus ingredientes, como las vitaminas B1, B6 y B12 (que favorecen un metabolismo energético pleno, entre otros beneficios) o la L-carnitina (asociada comúnmente a la potenciación de la energía), pueden devolverte a tu mejor nivel en tan solo 12 días.

¡Y entonces ya no podrás escudarte en el cansancio de los cambios de tiempo para empezar con tus rutinas saludables!

Comparte

Este verano, no metas la apatía en tu maleta

Pensar en verano es pensar en alegría y luz. En el cambio de rutinas, en las vacaciones… pero lamentablemente, mucha gente no se lo toma con demasiada alegría. Algunas personas reciben el verano con indiferencia, desmotivadas. Otras rutinas son otros problemas, que al final también son estacionalmente rutinarios.

  • Acaban los coles y tienes que ingeniártelas para “colocar” a los niños mientras ellos empiezan sus vacaciones y tú no: casales, cursos, abuelos… disrupción.
  • Si eres autónomo, te viene el rush prevacacional, ya que tu descanso no lo cobras.
  • Si no lo eres, cruza los dedos para que tus vacaciones coincidan con las de los tuyos.
  • A veces las vacaciones son geniales y a veces no lo son, no descansas, no fluye la cosa con tu familia, o la masificación lo estropea, y ya te ha pasado antes y temes que vuelva a ocurrir.

Realmente no son las mejores condiciones para recibir el verano: esa sensación que se apodera de ti y te quita las ganas es la apatía. Y si nos has seguido durante un tiempo, sabrás que a nosotros la apatía nos preocupa mucho. No es agradable, no es bueno sentirla, y hay que hacer todo lo posible por acabar con ella.

Por eso te dejamos aquí algunos de nuestros artículos en los que hemos profundizado ya en la apatía, y explorado sistemas para derrotarla. Este verano, ¡ni se te ocurra meterla en tu maleta!

Conociendo a fondo la apatía

Todo tiene unas causas, y conocer esas causas es un elemento clave para ponerle remedio al problema.

En este artículo nos adentramos no solo en la apatía sino en otros males que suelen acompañarla y que quizá estés sintiendo ahora que se acerca el verano: fatiga, decaimiento, estrés pasajero… todos ellos indican un desequilibrio que debemos controlar.

Sincerarnos con nosotros mismos para llegar a la raíz del problema

A veces es una situación profesional o laboral puntual. A veces, un problema familiar. A veces simplemente es una rutina caótica, desordenada, que se te ha ido de las manos porque, en fin, la vida es un río que a veces parece una riada y te desborda. Es humano.

Y es natural, en estas condiciones, caer poco a poco en la apatía. En el siguiente post te planteamos tres grandes cuestiones que debes encarar de frente para derrotar la apatía en el largo plazo:

Ideas y propuestas para combatir la apatía

Siempre hay una solución, también para la apatía. Buscar nuevos retos, introducir el deporte en tu vida, o conseguir tus paréntesis son sistemas para paliar esa desmotivación absoluta e ir recorriendo el camino inverso, de la apatía a la vitalidad, que te mereces este verano.

Aunque cuando quieres recuperarte rápido necesitas una pequeña ayuda en forma de suspensión, una de las cosas que no puedes olvidarte de meter en la maleta si no quieres que la apatía se te cuele en ella: Astenolit-dinamic. En el siguiente artículo te explicamos todos los motivos:

Este verano, no dejes que la desmotivación te venza: ¡aprovecha el buen tiempo para reiniciar tu camino a una buena vida!

Comparte