¿Cambios de humor? La astenia podría tener la culpa. Te explicamos porqué pasa.

Los cambios de humor pueden tener una estrecha vinculación con los cambios de estación en un 6% de la población. ¿Eres tú?

El 23 de Octubre hará un mes que estamos en Otoño.  Al llegar a esta estación las horas de luz se van acortando, y esto afecta al nuestra estado de ánimo.

¿Pueden los cambios estacionales afectar a nuestro estado de ánimo? Más allá de lo que parce una mera transición entre el verano y el otoño, en el 6% de la población este cambio de estación tiene unos efectos en su estado anímico, conocido como trastorno afectivo estacional.

La luz y las condiciones climáticas ejercen una gran influencia en nuestro estado anímico. Los síntomas son poco conocidos y normalmente no suelen relacionarse con el cambio de estación. Varios estudios apuntan a la serotonina como factor desencadenante de este trastorno afectivo estacional. Como ya hemos comentado antes, afecta a 6 de cada 100 personas, es más común en adultos que en niños y mayoritariamente afecta más a mujeres a que a hombres. Podría considerarse una forma de depresión debida a: pocas horas de exposición al sol, cambios hormonales y de neurotransmisores. Tiene unas características comunes entre los que la padecen: cambios de humor, irritabilidad, astenia, tristeza, ansiedad, disminución del  lívido.

Existen varios estudios relacionados con el tema, y la melatonina y la serotonina, son las hormonas comunes en todas las conclusiones. La melatonina es una hormona que secretamos de forma natural cuya función principal es la regulación de los ciclos sueño y vigilia. La secreción de melatonina comienza a aumentar por la tarde, manteniéndose a altos niveles casi durante toda la noche y disminuyendo cuando sale el sol.

Mientras que con la serotonina, ocurre lo contrario, aumentando cuando la persona se encuentra expuesta a la luz solar, siendo sus niveles muy bajos en verano?, asociándose por lo tanto con síntomas como la tristeza e irritabilidad.

Por eso si la luz disminuye, como suele pasar en otoño e invierno, pueden aparecer desequilibrios hormonales que afectaran a nuestros estados de ánimo.

Así, cuando los días son más cortos en otoño e invierno y las horas de oscuridad más largas, se puede producir un aumento de los niveles de melatonina y una disminución de la serotonina.

Astenolit, te ayuda a reducir el cansancio, la astenia y la fatiga gracias a su composición .

Prepárate para el cambio horario y cómbatelo con Astenolit. Consulta a tu farmacéutico.

Comparte

El vial, el formato por excelencia de Astenolit en verano

Llega el buen tiempo y llega la actividad. Las vacaciones de verano suponen una explosión de energía y vitalidad en los más pequeños y en los jóvenes, y es el momento de ir a todos esos sitios a los que solo vas en verano, y realizar todas esas actividades al aire libre.

Pero claro… llega el buen tiempo, y llega la actividad, y con ellos, llega el cansancio. A partir de ciertas edades, las jornadas familiares veraniegas con los hijos, o los nietos, cansan casi solo pensando en ellas. Ya que, aunque parezca un contrasentido, el buen tiempo también puede cansar, y cuando aprieta el calor más todavía. Además, los años pesan y se nos va haciendo progresivamente más difícil seguir el ritmo a los más activos y vitales de la familia.

Por suerte, en todas estas situaciones veraniegas, puedes tener la ayuda que necesitas en un bolsillo. Es tan fácil como haber descubierto Astenolit, y su formato en viales.

Situaciones veraniegas en las que agradecerás llevar un vial de Astenolit a mano

Si hace poco os decíamos que es necesario meter unos viales de Astenolit en la maleta, era por algo.

El vial es un formato práctico, cómodo y seguro: se trata de una simple botellita con un tapón de rosca precintado, en la que hay la cantidad exacta para tu toma diaria de Astenolit. Puedes llevarla en el bolso, en la riñonera, en la mochila, en cualquier bolsillo, en el neceser de viaje… es ideal cuando te alojas en hotel, en apartamento o en un camping, es ideal para llevártelo de excursión, para salir a pescar, a hacer senderismo, o a pasarte el día entero persiguiendo a los nietos y jugando con ellos entre los árboles, o saltando las olas en la playa.

Todo esto te agota, pero tú ya lo tienes previsto y empezaste a tomar Astenolit incluso antes de irte de viaje. Sabes que solo necesitas tomarlo durante 12 días, el tiempo necesario para que sus micronutrientes desempeñen sus funciones. En la solución introducimos:

  • Potenciadores de la vitalidad como la L-carnitina o la sacarosa.
  • Aminoácidos que contribuyen al mantenimiento de los sistemas nervioso y circulatorio, como el ácido L-aspártico, o a la función muscular, como la L-glutamina.
  • Biomoléculas como el inositol, relacionado con la secreción de serotonina y melatonina, y con ellas la calidad del descanso, el bienestar general y la sensación de vitalidad.
  • Vitaminas del grupo B, en concreto la B1, la B6 y la B12, que favorecen el buen funcionamiento de los sistemas nervioso e inmunitario y del metabolismo energético, y ayudan así a reducir la sensación de cansancio y fatiga.

¡Todo lo que necesitas para sentirte más vital y poder seguirle el ritmo al resto de la familia en una simple botellita! Sea cual sea el lugar o la situación, el formato vial te facilita tu toma diaria. Así que no le tengas miedo a la actividad del verano. Echa el contenido en un vaso de agua, o en tu botellita, y ¡adelante con todo

Comparte

No cambies tu ritmo de vida, Astenolit te puede ayudar

Hay que tener clara una cosa: cansarse es normal. ¡No somos máquinas! Y cada década va disminuyendo la fortaleza y resistencia del organismo, así que sí, es normal cansarse. Ese no es el problema: duermes, descansas, te recuperas, y sigues adelante.

¿Tres días de cansancio? Vale, también es normal. Todos tenemos bajones, empezamos o acabamos la semana más cansados de lo habitual… cosas que pasan por mil motivos.

El problema es que a veces son más de tres días. A veces llevas bastantes días seguidos notando que el cuerpo no es capaz de seguir tu ritmo de vida habitual, que se te agota la gasolina a las 6 de la tarde, levantarte y despejarte lleva lo suyo, el descanso no cunde, los hijos/nietos te agotan y el trabajo te sigue exigiendo el mejor nivel.

Es en estos casos cuando Astenolit te puede ayudar.

Cómo recuperar tu ritmo con Astenolit

Astenolit es un compuesto con L-carnitina, L-glutamina, ácido L-aspártico, inositol y vitaminas B1, B6 y B12. Cada uno de estos componentes tiene unas funciones y efectos concretos en el organismo, favoreciendo el metabolismo energético y ayudando a disminuir el cansancio y la fatiga gracias a sus propiedades. En nuestro blog encontrarás muchos más detalles sobre cada uno de ellos y sus funciones.

Astenolit es un compuesto con L-carnitina, L-glutamina, ácido L-aspártico, inositol y vitaminas B1, B6 y B12. Cada uno de estos componentes tiene unas funciones y efectos concretos en el organismo, favoreciendo el metabolismo energético y ayudando a disminuir el cansancio y la fatiga gracias a sus propiedades. En nuestro blog encontrarás muchos más detalles sobre cada uno de ellos y sus funciones.

La toma es bien sencilla: una ampolla o vial de Astenolit por la mañana, diluido en medio vaso de agua, durante 12 días. Que es el plazo suficiente para que las vitaminas, la carnitina y demás componentes te ayuden a recuperar tu nivel que ni puedes ni debes perder.

Ojo: te conviene tener en cuenta otros aspectos cuando atraviesas estos episodios de fatiga. En este artículo encontrarás los más importante:

Ponerle cuidado a la calidad del sueño, asegurarte una dieta adecuada en sus nutrientes esenciales, o acostumbrarse a un ejercicio físico moderado, son cosas que contribuyen a fortalecernos y mantener el organismo adaptado al ritmo de vida. La acción de los ingredientes de Astenolit viene a ser como cuando no te arranca el coche y tres buenas almas se ponen detrás a empujar hasta que se enciende el motor.

Así que aprovéchalo, y comprenderás que no necesitabas bajar el ritmo, sino volver a estar a tu mejor nivel.

La toma es bien sencilla: una ampolla o vial de Astenolit por la mañana, diluido en medio vaso de agua, durante 12 días. Que es el plazo suficiente para que las vitaminas, la carnitina y demás componentes te ayuden a recuperar tu nivel que ni puedes ni debes perder. Ojo: te conviene tener en cuenta otros aspectos cuando atraviesas estos episodios de fatiga. En este artículo encontrarás los más importante:

Comparte

¿Qué Astenolit es el tuyo?

Cansancio, fatiga, decaimiento, bajones de rendimiento físico y/o mental, apatía… a veces todo nos parece lo mismo, pero no lo es. No lo es ni por naturaleza, ni por su efecto en nuestro organismo dependiendo de la edad.

De igual forma, tampoco Astenolit es lo mismo que Astenolit-dinamic. No es que este último sea una versión “plus” del primero, sino que son dos productos diferentes, que apuntan hacia señales diferentes.

¡Sigue leyendo y descubre qué Astenolit es el tuyo!

Cuando el físico no acompaña…

Los años pasan y proporcionan experiencia y sabiduría, pero a cambio se cobran una parte de nuestra vitalidad y resistencia. Cumplimos los 50 y mantenemos el mismo ritmo de trabajo, compromiso y responsabilidad que con 40, pero el cuerpo no nos tira igual y acabamos la jornada exhaustos.

La persistencia en este nivel de actividad acaba llevando al decaimiento y los episodios de fatiga que se prolongan por semanas, y en algunas personas también conlleva pérdida de apetito, sensación de tristeza o “cansancio emocional”, somnolencia acusada (sentarse es dormirse) o cuadros puntuales de ansiedad.

Cuando el organismo se encuentra así, necesita un poco de ayuda para recuperar la vitalidad, y esa ayuda se la pueden proporcionar la L-carnitina, la L-glutamina, el ácido L-aspártico, el inositol y las vitaminas B1, B6 y B12, gracias a sus diferentes propiedades. Y todos ellos son ingredientes de Astenolit, el de toda la vida.

… y cuando la cabeza tampoco

Hablábamos de las dificultades para seguir el ritmo cuando estás en plena mediana edad y te asaltan los episodios de fatiga. Pero, ¿qué pasa cuando estás en tu treintena o cuarentena y tampoco llegas al nivel de exigencia de tu vida diaria?

Esta época de la vida exige lo mejor de nosotros, tanto a nivel físico como muy especialmente a nivel mental: debemos ocuparnos de millones de cosas, estamos progresando profesionalmente y haciéndonos o consolidando nuestro lugar en el mundo. Estamos formando familias con niños que dependen de nosotros al 100%, y estamos implicados en todo aquello que nos interesa, apasiona o preocupa: desde la política a la ecología, desde el activismo a las reuniones del AMPA.

Lo que te preocupa entonces ya no es lo que te cuesta arrancar de nuevo después de comer o lo agotado/a que llegas a la noche, sino esos pequeños despistes que se van acumulando. Ese “estoy saturado, se me pasó por completo”, ese “voy loca todo el día” que te cuesta un olvido importante. El nivel de alerta disminuye y tu agilidad mental plena llega más o menos hasta mediodía.

Al final, si esta situación se prolonga, no es raro que llegue la apatía y la desmotivación, o por el contrario, se sucedan cuadros puntuales de estrés pasajero.

De nuevo, aquí pueden sernos de ayuda algunos nutrientes y compuestos orgánicos. Algunos son los mismos que explicamos antes, como la L-carnitina, el inositol o las vitaminas B1, B6 y B12. Otros pueden ser compuestos naturales como el eleuterococo (que favorece la concentración y el estado de alerta) o la rodiola (asociada al rendimiento físico y mental) o minerales como el magnesio (que puede ayudar a disminuir el cansancio) y el zinc que sirve de ayuda en el rendimiento mental.

Y contamos con todos ellos en Astenolit-dinamic.

Una vez explicadas las señales, los ingredientes y ambos productos, ¿a que ahora ya sabes cuál es el tuyo?

Comparte

Astenolit-dinamic te ayuda a rendir física y mentalmente

Cada etapa de la vida exige siempre lo mejor de nosotros, pero hay que reconocer que las décadas de los treinta y los cuarenta son espectaculares. Si estás en ese rango de edad, te proponemos un juego.

Aquí tienes un amplio abanico de “pequeños asuntos diarios”. Cuenta cuántos de estos “pequeños asuntos” forman parte de tu vida:

  • Ritmo desenfrenado desde el minuto 1.
  • Desayunos de los críos y transporte al colegio.
  • Tráfico intenso/atascos y problemas de aparcamiento.
  • Presión laboral en la empresa.
  • Problemas con algún superior o compañero.
  • Inestabilidad absoluta como trabajador autónomo.
  • Picos de trabajo que te aislan del mundo durante semanas o meses.
  • Clientes que no pagan.
  • Facturas demoledoras.
  • Preocupación por el alquiler o la hipoteca.
  • Llamadas random del colegio por eventualidades que te desmontan el día: fiebres, peleas, cejas partidas.
  • El AMPA y las asociaciones en las que te metes porque no puedes evitarlo, porque eres una persona activa que hace cosas.
  • Las extraescolares y las recogidas de niños.
  • Los malos humores, las hormonas bailando, la preocupación natural por los hijos.
  • La preocupación por los padres que envejecen.
  • La preocupación por la pareja, o la expareja, o la no pareja.
  • El control de deberes, los baños, las cenas, el trabajo acumulado que te has llevado a casa o realizas en casa.
  • El tiempo y/o desplazamiento que dedicas a ampliar tus estudios con algún curso o máster.
  • La hora o dos de ocio que te regalas antes de irte a dormir porque te niegas a que tu vida sea dormir-trabajar. Y con ellas, el descanso insuficiente.
  • Las eventuales noches interrumpidas por la pesadilla, por la tos, por la fiebre, por el vómito.

¿Cuántos de esto asuntillos puedes marcar como típicos de tu vida? Más de diez, seguro. Muchos los marcarían casi todos.

Así que cuando atravieses un episodio de fatiga, estrés o falta de motivación la pregunta no es por qué te está pasando. La pregunta es ¡¿cómo es posible que no te hubiera pasado antes con el ritmo que llevas?!

Las personas más dinámicas también necesitan ayuda

El problema de llevar un ritmo tan alto es que para mantenerlo hemos de estar al 100%. A la que algo nos desestabiliza y nos da el bajón, las cosas se nos escapan de las manos. La concentración se debilita de forma puntual, disminuye nuestro nivel de alerta y no tenemos la mente tan ágil como la necesitamos. Tampoco el físico rinde al máximo, llegas a la tarde más exhausto o exhausta de lo normal.

Y ese agotamiento, acumulado, acaba haciendo mella en la moral, que según las circunstancias estallará en episodios de estrés, o en una apatía y desmotivación pesadísimas.

Pero no tienes por qué afrontar esto en solitario y a pecho descubierto. Una simple toma diaria de Astenolit-dinamic durante 12 días puede resultarte de gran ayuda gracias a la acción de sus ingredientes y micronutrientes, como L-Carnitina, inositol, vitaminas B1, B6 y B12, eleuterococo, rodiola, magnesio y zinc.

En este artículo encontrarás más detalles sobre el papel del magnesio como ayuda contra el cansancio y la fatiga, además del de otros minerales e ingredientes de Astenolit-dinamic:

¡No te enfrentes a los bajones de rendimiento en solitario!

Comparte

Recupera tu vitalidad en solo 12 días. Astenolit te puede ayudar

Te planteamos una situación que quizá te resulte familiar.

Un día largo. Levantarte ya te cuesta más de lo normal, hace unos días que no descansas bien. Tu cabeza tarda un tiempo más en despejarse del todo y, si eres de café, te parece necesitarlo más que nunca. Realizas tus mil actividades diarias porque te niegas a bajar el ritmo, pero te cuesta seguir ese ritmo. La llegada del frío y los días cortos no parecen haber ayudado. Y cuando llegas al final del día, ya no puedes más.

Aunque eso no hace más reparador el descanso, al día siguiente te volverá a costar levantarte de la cama.

Es probable que esta situación te suene, ¿verdad? Sobre todo si tienes más de 50 años, ya que algo más común de lo que todos querríamos. La parte buena es que Astenolit te puede ayudar con esta clase de problemas. Y rápido.

Astenolit: resultados que se notan

¿Qué es exactamente Astenolit? Se trata de un complemento alimenticio a base de L-carnitina, aminoácidos, inositol y vitaminas del grupo B que te permiten recuperar tu estado inicial cuando tu cuerpo está de bajada.

La clave para recuperar la vitalidad está en una cuidadosa proporción de las vitaminas adecuadas:

  • Vitamina B1, B6, B12 que favorece un metabolismo energético normal y plenamente funcional y además contribuyen al funcionamiento normal y adecuado de nuestro sistema nervioso, así como del inmunitario.
  • Vitamina B6, B12 que ayuda a disminuir el cansancio y la sensación de fatiga que te acompaña todo el día.

Estos ingredientes se ven apoyados por otros micronutrientes que, como la carnitina, se asocian normalmente a la potenciación de la energía. El resultado es una solución cuyos efectos sí se notan. Y rápido: en tan solo 12 días te sentirás más vital, más preparado para afrontar tu día, y con un descanso más reparador que te alivie de la fatiga.

Por supuesto, para evitar llegar a esta situación debes trabajar a largo plazo, llevando un estilo de vida saludable, en el que una dieta equilibrada y un ejercicio moderado regular te ayuden a lidiar con el estrés y la fatiga del ritmo diario.

Pero, ¿verdad que es fantástico recibir un poco de ayuda cuando estamos más bajos?

Comparte

¿Ampollas o viales? Toma tu Astenolit como prefieras

¡Que la fatiga nunca te pille con la guardia baja!

Astenolit es el complemento alimenticio que favorece el equilibrio de tu metabolismo durante los episodios pasajeros de agotamiento y fatiga, poniéndote de nuevo en marcha. ¿Cómo? Pues con una cuidada mezcla de ingredientes que te proporcionan los refuerzos que tu cuerpo y tu mente necesitan.

Y sabes que los necesitas.

Porque la fatiga puede tener muchas causas diferentes, y por tanto nos puede afectar a todos en algún momento, sea cual sea nuestro estilo de vida: la padecen puntualmente las personas activas, esas que van todo el día de un lado a otro sin tiempo para nada, pero también personas con vidas mucho más sedentarias y, por ejemplo, sometidas a mucho estrés. Afecta a hombres y a mujeres por igual, de todas las edades. A veces un simple cambio de estación nos tumba de un derechazo y nos deja en la lona durante casi un mes: sin rendir, sin arrancar, espesos, sin vitalidad al levantarnos de la cama, durmiendo mal y sin acabar de descansar.

¡Es hora de decir basta! Tendrás que hacer algunos cambios en tu vida, pero lo primero es recuperar la vitalidad que te falta.

Astenolit con el desayuno… ¡y a por el día!

…o sea, que lo primero es tomarte un Astenolit o Astenolit-dinamic en el formato que te sea más práctico:

  • Ampollas: el formato clásico y ecológico en ampolla de vidrio de doble punta, para los de la vieja escuela, que saben que las cosas que hacen efecto vienen precedidas de un “clac”. Rompes un extremo, colocas la ampolla inclinada con la obertura sobre medio vaso de agua (100ml para ser más precisos) y rompes el otro extremo, siempre fuera del vaso por si cayera alguna esquirla.
  • Viales: el formato perfecto para las personas con un ritmo de vida más activo que necesitan llevar su Astenolit o Astenolit-dinamic a todos lados. Botellines con tapón de rosca para llevar en el bolso o la mochila y tomártelo donde prefieras: en el trabajo, en el gimnasio, en una escapada, de vacaciones… Tan fácil y limpio como abrir el tapón, verter el contenido en ese medio vaso de agua, y listo.

Seamos claros: para evitar el cansancio y combatir la fatiga necesitas llevar una vida equilibrada. Comer aquellos alimentos ricos en nutrientes (no solo que te llenen), hacer ejercicio moderado de forma regular, y unos horarios de sueño estables y razonables.

Ese es tu objetivo a largo plazo.

En el corto plazo, cuando el cansancio se te echa encima y todo es una montaña, Astenolit es tu equipo de escalada de emergencia. Al cabo de pocos días notarás una mejora notable gracias a los beneficios de sus vitaminas, minerales y otros ingredientes, y en 12 días sentirás ya tu organismo al 100%.

No permitas que la fatiga y el agotamiento se adueñen de tu vida, ¡y dale a tu cuerpo el refuerzo que necesita con Astenolit!

Comparte