Supera el estrés pasajero y rinde más en tu trabajo

Cualquier adulto con una vida corriente se ve sometido a situaciones estresantes que a veces se prolongan demasiados días o incluso semanas. Fechas de entrega, análisis, informes… si es que trabajas en una oficina. Si no, entonces son pacientes, o clientes, o niños, o alumnos, o ancianos. Y son las reducciones de personal, la sobrecarga de trabajo, los episodios extremos, los jefes exigentes.

En fin, ¡como para no estar estresados! Además, lo peor es que en situaciones de estrés tendemos a trabajar peor, de forma más agobiada y precipitada, reduciéndose así nuestro rendimiento, y provocándonos más estrés.

Por fortuna, el estrés pasajero es relativamente sencillo de manejar, como ya indicamos en este otro artículo sobre los tipos de estrés.

Aquí tienes algunos tips que te ayudarán a lidiar con ese estrés pasajero y a rendir más y mejor en el trabajo.

Control de la respiración

La técnica de control de la respiración es uno de los ejercicios más sencillos que existen, y su utilidad está más que comprobada.

Cuando estés a punto de coger algo de la mesa para arrojarlo contra una pared, para un momento, cierra los ojos, toma aire, retenlo unos segundos, y expúlsalo muy lentamente. Vuelve a inspirar y repite. Luego no necesitas retenerlo, simplemente inspira y expira de forma muy pausada y tranquila: tu organismo se acompasará con la respiración, serenándote un poco.

Fuera el excitante

Puede que sin un café no arranques por las mañanas, pero si estás estresado no es buena idea seguir tomándote uno tras otro durante todo el día, como haces habitualmente.

Los excitantes no se llaman así por nada. Así que reemplázalos por descafeinados, infusiones o tés sin teína.

“Estoy en mi cueva”

¿Recuerdas esa escena de El Club de la Lucha en la que Edward Norton, sometido a un estrés brutal, huye de su realidad imaginándose en una cueva helada con un pingüino? “¡Estoy en mi cueva!”, grita. Es una de las técnicas de relajación que le enseñan en los grupos de terapia que visita el personaje.

Bien, no decimos en absoluto que necesites ir a un grupo de terapia, ni que tengas que visualizar una cueva con un pingüino. Decimos que tu cabeza necesita un pequeño espacio para sí misma, para discurrir sin la presión del trabajo a la que estás sometido/a.

Algunas personas practican la meditación, y otras, yoga. Muchos hacen deporte, que es fantástico porque además de ser sano, despeja la mente y segrega neurotransmisores que nos hacen sentir bien, relajados y motivados.

Hagas lo que hagas, busca tu “cueva”… y obtén de ella algo de calma.

¡Organízate!

Tener mil cosas que hacer al día es estresante. Abrir los ojos y empezar a improvisar cómo gestionarlas es todavía peor. ¡Organización! Estructura tanto tus tareas del día como el trabajo propiamente dicho, piensa en cómo poner por orden todo lo que tienes que hacer, y empieza por el principio.

Tener ni que sea medio planificado tu horario alivia una buena parte del estrés que te genera no sólo la montaña de trabajo, sino también la imprevisibilidad y la improvisación constante.

Ayuda para la concentración

Todo lo que hemos explicado antes puedes ponerlo en práctica desde mañana mismo, y deberías interiorizarlo como hábito, más que como excepción, porque son prácticas positivas que no sólo te ayudarán a superar el estrés, sino a mantenerlo a raya mucho más eficazmente en el futuro.

Sin embargo, cuando lleves una época de nervios, tensión y mal humor, echa mano de una ayuda excepcional. La que te brindan los ingredientes de Astenolit-dinamic, un complemento alimenticio que contiene vitaminas del grupo B (B6 y B12) y magnesio, que ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga, carnitina, zinc e inositol, rodiola que contribuye al rendimiento físico y mental y eleuterococo, que favorece el estado de alerta y la concentración.

Tú puedes con ello: el problema se resolverá, el proyecto saldrá, y tú volverás a estar con un pleno control sobre tu vida y sobre tu trabajo. Para ayudarte en el camino de vuelta a tu rendimiento habitual, tienes estos consejos… y Astenolit-dinamic.

Comparte
Política de Cookies
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestro sitio web y captar datos estadísticos, como análisis de datos de navegación. Para más información sobre nuestra Política de Cookies haga clic aquí.
Aceptar