¿Cambios de humor? La astenia podría tener la culpa. Te explicamos porqué pasa.

Los cambios de humor pueden tener una estrecha vinculación con los cambios de estación en un 6% de la población. ¿Eres tú?

El 23 de Octubre hará un mes que estamos en Otoño.  Al llegar a esta estación las horas de luz se van acortando, y esto afecta al nuestra estado de ánimo.

¿Pueden los cambios estacionales afectar a nuestro estado de ánimo? Más allá de lo que parce una mera transición entre el verano y el otoño, en el 6% de la población este cambio de estación tiene unos efectos en su estado anímico, conocido como trastorno afectivo estacional.

La luz y las condiciones climáticas ejercen una gran influencia en nuestro estado anímico. Los síntomas son poco conocidos y normalmente no suelen relacionarse con el cambio de estación. Varios estudios apuntan a la serotonina como factor desencadenante de este trastorno afectivo estacional. Como ya hemos comentado antes, afecta a 6 de cada 100 personas, es más común en adultos que en niños y mayoritariamente afecta más a mujeres a que a hombres. Podría considerarse una forma de depresión debida a: pocas horas de exposición al sol, cambios hormonales y de neurotransmisores. Tiene unas características comunes entre los que la padecen: cambios de humor, irritabilidad, astenia, tristeza, ansiedad, disminución del  lívido.

Existen varios estudios relacionados con el tema, y la melatonina y la serotonina, son las hormonas comunes en todas las conclusiones. La melatonina es una hormona que secretamos de forma natural cuya función principal es la regulación de los ciclos sueño y vigilia. La secreción de melatonina comienza a aumentar por la tarde, manteniéndose a altos niveles casi durante toda la noche y disminuyendo cuando sale el sol.

Mientras que con la serotonina, ocurre lo contrario, aumentando cuando la persona se encuentra expuesta a la luz solar, siendo sus niveles muy bajos en verano?, asociándose por lo tanto con síntomas como la tristeza e irritabilidad.

Por eso si la luz disminuye, como suele pasar en otoño e invierno, pueden aparecer desequilibrios hormonales que afectaran a nuestros estados de ánimo.

Así, cuando los días son más cortos en otoño e invierno y las horas de oscuridad más largas, se puede producir un aumento de los niveles de melatonina y una disminución de la serotonina.

Astenolit, te ayuda a reducir el cansancio, la astenia y la fatiga gracias a su composición .

Prepárate para el cambio horario y cómbatelo con Astenolit. Consulta a tu farmacéutico.

Comparte

Astenia otoñal, cuando caen las hojas y también tu ánimo

La llegada del otoño nos marca un cambio de estación en el qué normalmente podemos experimentar desmotivación, cansancio y astenia. Esta sensación es anormal y queremos contarte cómo poder afrontar mejor este inevitable cambio de estación.

Queremos darte algunas ideas que te ayudarán dejar atrás la astenia otoñal

Cómo superar la astenia otoñal

Al acabar el verano y volver a la rutina, nuestro cuerpo experimenta la llamada astenia otoñal. Según la definición de la RAE se trata de un estado con apatía, fatiga física o ausencia de iniciativa.

La astenia otoñal de la mejor manera.

La causa principal de esta alteración, se encuentra en las hormonas que regulan el funcionamiento del cuerpo, y cuya producción no siempre se adapta bien a los reajustes de luz, temperatura y horarios que se ha atribuido la astenia a una disfunción del sistema inmunológico, y es que cada año que pasa se conocen más datos sobre la relación entre el estrés y el sistema inmunológico.

Dieta equilibrada rica en alimentos de temporada

Llegados a esta época del año, el cuerpo necesita de algunos alimentos que sabemos la naturaleza es sabia y nos da los alimentos necesarios para nuestro organismo, más fácil imposible. Consumir las frutas, verduras y hortalizas de temporada nos aporta los nutrientes que a nuestro cuerpo le hacen más falta: setas, berenjenas, calabazas, mandarinas, granadas y uvas.

La principal arma ante la astenia es una dieta equilibrada y rica en vitaminas, fibra y proteínas. Con la bajada de las temperaturas nuestras defensas verduras en nuestra dieta.

Actívate y  Motívate

La motivación mental y sentirte activo es clave para ayudarte a superar ese estado de decaimiento que describíamos antes. Sal a pasear, muévete, busca el sol, en definitiva; intenta realizar alguna actividad o hobbie que te ayude a mantener la cabeza despejada.

Esos momentos para despejar la mente, son beneficiosos para el rendimiento cognitivo, ya que de alguna manera “oxigenamos” las ideas y las “refrescamos”.

Suplementos Alimenticios

Y pongamos la guinda al pastel, ¡Tómate un complemento alimenticio, te sorprenderá lo que se nota!

Son el complemento ideal para superar esos síntomas de cansancio, decaimiento y astenia, y superarlos.

Astenolit será tu alido en esta época del año. Contiene carnitina, glutamina, inositol y Vitaminas del grupo B. Esta combinación de ingredientes son la clave del éxito para pasar este cambio de estacional sin notarlo. Sólo te notarás el efecto de Astenolit: ¡Pruébalo!

Es un tratamiento de tan sólo 12 días, y se nota, ¡vaya si se nota! Lo puedes conseguir en 3 formatos distintos. Escoge el que mejor se adapte a tu gusto. Consulta a tu farmacéutico.

Comparte

Preguntas frecuentes sobre la astenia primaveral

Si has sentido un bajón en tu rendimiento con el cambio de temporada, acompañado quizá de estrés, desgana y desmotivación, o una sensación de cansancio persistente, entonces es probable que hayas atravesado un episodio de astenia primaveral. En este artículo te ofrecemos las respuestas a las preguntas que te estarás haciendo, y que se hace todo el mundo cuando vive un episodio de astenia.

¿La astenia primaveral es un mito o es una dolencia real?

Difícilmente puede ser un mito algo que le ocurre a millones de personas por todo el mundo. Cuando algunos especialistas hablan del “mito de la astenia primaveral”, equiparándola por ejemplo al síndrome post-vacacional, se refieren a que no estamos ante una patología, o sea, que no es una enfermedad: no hay infección alguna ni está fallando tu cuerpo.

Hoy no existe aún un acuerdo en la comunidad científica sobre cómo catalogar la astenia y su cuadro de señales o manifestaciones. La corriente mayoritaria coincide en definirla como un trastorno adaptativo: el organismo tiene dificultades para adaptarse a cambios importantes en el entorno.

Y este trastorno afecta aproximadamente al 50% de la población, por lo que real, sin duda lo es.

Pero, ¿no era astenia otoñal?

Depende de la temporada. La astenia, como decíamos, es un trastorno adaptativo que nos afecta con el cambio de estación, lo que significa que puede “atacarnos” en primavera o en otoño por igual. Los signos son similares en ambos casos.

¿Qué es exactamente lo que la causa?

El cambio de estación implica:

  • Subida/bajada perceptible de las temperaturas y de la presión atmosférica.
  • Aumento/disminución de las horas de luz solar.
  • Cambio de horarios y rutinas.

Estos cambios afectan a los ritmos circadianos y el funcionamiento del cerebro, alterándose la secreción normal de hormonas como las endorfinas, la melatonina o el cortisol. Estas hormonas juegan un papel central en el desempeño rutinario de nuestro organismo y nuestras emociones, por lo que esa alteración se puede traducir en un cuadro de astenia.

¿Por qué me afecta algunas veces y otras veces no?

Porque el cambio de estación es lo que desequilibra el organismo durante unas semanas, pero no es el único agente externo que nos afecta: la situación personal, familiar y profesional, las preocupaciones y el estrés, la etapa de la vida y sus diferentes responsabilidades, y muchos otros factores pueden agravar o suavizar esos desequilibrios, transformando un desajuste imperceptible en un cuadro de astenia con todas las de la ley.

¿Cuáles son los principales síntomas de la astenia?

Todos los casos de astenia muestran uno o, por lo general, varios de estos síntomas:

  • Cansancio durante todo el día, y una sensación constante de somnolencia.
  • Dificultad para conciliar el sueño y descanso ineficaz.
  • Disminución del apetito y de la libido.
  • Irritabilidad, ansiedad y problemas de concentración.
  • Desgana y desmotivación.

¿Tengo que ir al médico?

En principio no. Al tratarse de un simple (que no inofensivo) trastorno adaptativo no es necesario acudir al especialista, porque ni es grave ni existe “cura”: desaparecerá por sí sola al cabo de un tiempo (3 o 4 semanas). Solo en caso de prolongarse más sería buena idea acudir al médico para descartar cualquier otra cosa.

¿Qué puedo hacer para prevenirla, superarla o al menos sobrellevarla?

Que la astenia primaveral desaparezca con el tiempo no significa que tengamos que esperar de brazos cruzados y con la moral y la energía por los suelos.

Para empezar puedes anticiparte al cambio horario, retrasando o adelantando el horario de comidas y cenas, de forma que tu cuerpo se vaya adaptando al nuevo ritmo de forma gradual.

Mantener una rutina de sueño saludable y regular es esencial, igual que una alimentación equilibrada y de fácil digestión, en la que los procesados quedan reducidos y la fruta y la verdura adquiere protagonismo.

Realizar ejercicio físico moderado es otro gran aliado en la prevención o manejo de la astenia primaveral, debido a que libera algunas de las hormonas afectadas por el cambio estacional, reduce tensión y estrés y ayuda a conciliar el sueño con más efectividad.

Por último, puedes ayudarte de algún compuesto o complemento alimenticio que ayude a combatir la sensación de cansancio y reduzca los tiempos de adaptación.

Encontrarás más detalles sobre todo esto en este artículo.

Comparte