6 planes anti-aburrimiento para este verano

Vivimos tan ocupados que a veces no sabemos aprovechar bien nuestro tiempo libre. Y el verano es la época en la que más se nota: tras los días de esperado descanso, surge el aburrimiento y el no saber qué hacer en esos días en que aún no te has ido, o ya has vuelto, pero sigue siendo verano.

Y Astenolit es muy útil para el cansancio, la fatiga, la apatía o el estrés, pero por desgracia, no sirve para el aburrimiento. Sin embargo, ¡nunca querríamos que algo así estropeara tus vacaciones ahora que ya estás bien de ánimos y de vitalidad! Por eso te dejamos aquí 6 planes anti-aburrimiento, que te darán ideas para llenar esos días en los que, si supieras qué hacer, lo pasarías genial.

Plan 1: la ruta-desafío

Poneos un reto. No os diremos que hagáis el Camino de Santiago (que oye, si podéis, es increíble), pero seguro que existen excursiones con potencial de desafío que se convertirán en el hito del verano. 

Una subida con acampada cerca del castillo de tu localidad, una competición yendo a la playa andando, o iniciarse en vías ferratas asequibles en tu zona, son formas de añadir emoción, desafío, actividad y satisfacción a tus vacaciones.

Plan 2: descubre el housesitting

Lo normal, cuando quieres viajar a un país, es alojarte en un hotel o apartamento. Recientemente se pusieron de moda también los pisos turísticos, casas de particulares que ofrecen alojamiento a cambio de un dinero. Pero, ¿sabías que también puedes viajar a otros países y alojarte en casas particulares sin pagar ni un euro? 

Es lo que se conoce como “housesitting”, una práctica aún poco conocida en España en la que los propietarios de una casa se van de vacaciones, y te dejan a ti ocuparla esos días a cambio de que se la cuides y cuides de sus animales y plantas. 

¿No te parece una forma súper original de viajar a otros países y conocer a su gente, con presupuestos mucho más aliviados?

Plan 3: vete a las estaciones de esquí

Parece que si hace frío es obligado ir a la nieve, y si hace calor es obligado ir a la playa. Y la verdad es que ir a la playa en invierno, pues no apetece mucho. Pero, ¿por qué no refrescar tu aburrimiento estival con una escapada a la montaña? Resulta curioso visitar las estaciones de esquí, tan blanquitas en invierno, y verlas totalmente vestidas de verde en verano. ¡Muy recomendable!

Plan 4: turista en tu ciudad

Una ciudad no se conoce igual si vives en ella que si eres un turista. El turista no sabe moverse por ella, pero explota a fondo sus atractivos. El nativo se mueve por ella como pez en el agua… pero es posible que se haya perdido muchos de los principales atractivos.

Para los días de aburrimiento de este verano, os proponemos el juego del turista: comprad una guía actualizada de la ciudad, y descubridla y visitadla como si acabarais de bajar del avión. Museos a los que nunca fuisteis, monumentos en los que nunca te has parado (si es que pasas por delante), callejuelas que desconocías, actividades sorprendentes que nunca se te ocurrieron… tu ciudad tiene para sorprender a todo el mundo, y vosotros los primeros.

Plan 5: el proyecto creativo

El verano es una época perfecta para realizar un proyecto cooperativo todos juntos. ¿Quizá un gran mural? ¿Una serie de cuadros hechos por cada miembro de la familia? ¿La construcción de un castillo de cartón para los niños? ¿Una iniciación a la alfarería y la cerámica con juegos caseros? ¿O sencillamente os ponéis cada uno a crear un slime y hacéis un concurso para elegir los mejores en diferentes categorías?

Si requiere habilidad manual, pringue y diversión, el aburrimiento no tiene cabida: ¡todo el espacio lo va a ocupar vuestra creatividad!

Plan 6: el huerto cooperativo

Crear un huerto casero es otro proyecto que podéis desarrollar junto este verano. No importan mucho las condiciones reales de la casa, porque incluso en el balcón más pequeño es posible crear algo interesante. Con macetas compradas o recicladas, planteando huertos verticales con palets o usando mesas de cultivo urbano… adáptate al espacio y descubre con los más pequeños el placer de ir a por la tierra, los esquejes o las semillas, plantar, regar, cuidar, ver germinar y crecer, y finalmente, recolectar el fruto de ese esfuerzo.

Un balcón con menta fresca siempre olerá bien y será agradable para toda la familia. Unos maceteros de fresones proporcionarán rojos y jugosos frutos todo el verano (¡ten a mano la nata!), y unos botes de yogur reciclados, con drenaje en el fondo y algo de tierra, te servirán para plantar las lechugas de vuestras ensaladas de verano.

Desde luego, si te aburres este verano no será por falta de planes. Aunque el mejor plan, siempre, es que se te ocurre por propia iniciativa. Así que no esperes a que se te eche el calor encima y te descubras tirado en el sofá sin saber qué hacer: busca, piensa ¡y prepara actividades anti-aburrimiento para este verano!

Comparte
Política de Cookies
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestro sitio web y captar datos estadísticos, como análisis de datos de navegación. Para más información sobre nuestra Política de Cookies haga clic aquí.
Aceptar