Tus nietos merecen tu mejor versión. ¡Despídete del decaimiento!

A partir de cierta edad uno ya se imagina siendo abuelo, pero lo cierto es que no contamos con el decaimiento ni con que cuando llega el momento, no siempre responde el cuerpo a las expectativas creadas.

La inagotable vitalidad de los niños es algo que se nos va olvidando conforme crecen y plantean otro tipo de desafíos. Y entonces nos plantamos en torno a los sesenta y nos vemos rodeados de nietos, criaturitas chillonas y adorables que trastean por toda la casa y a los que es imposible satisfacer por completo. Abu cuento, yayo caballito. Recoge en el colegio y lleva al parque, o a extraescolares, y espera a que acaben y vuelve a casa andando, o haciendo equilibrios en el autobús. Juega a la pelota o inventa historias con los muñecos. Cómprale el yoyo o el muñequito en sobre de 2 euros, persíguelos por la calle, media cuando se peleen por la merienda o por un juguete.

¿A que suena agotador? Y muchos abuelos y abuelas llevan ritmos aún mayores cuando tienen que ayudar a sus hijos (que se pasan la vida en el trabajo) cuidando y en parte criando a los nietos.

Pero para qué negarlo: es una experiencia tan agotadora como satisfactoria. La vitalidad de los niños es una descarga de alegría y energía para los más mayores, y el amor limpio que se establece entre nietos y abuelos no tiene precio. Es una de esas experiencias vitales que hay que aprovechar.

Y precisamente por eso es una lástima no poder disfrutarlo por puro agotamiento. Si estás atravesando un episodio de decaimiento, tienes que ponerle solución. ¡Tus nietos y tú merecéis tu mejor versión!

Astenolit y la búsqueda de tu mejor versión

Tanto si vienen temporadas vacacionales en las que vas a tener a los nietos mucho tiempo, como si ya estáis inmersos en una rutina de ayuda con los críos, el cansancio y la fatiga van a hacer la experiencia imposible. Revertirlo y recuperar tu nivel energético normal es algo en lo que te pueden ayudar mucho las vitaminas y nutrientes que componen Astenolit.

Sustancias como la L-carnitina, la L-glutamina, el ácido L-aspártico, el inositol o la sacarosa se asocian al rendimiento físico; la vitamina B1 contribuye a tener un metabolismo energético normal para sentirte vital, y las vitaminas B6 y B12 ayudan a disminuir esa pesada sensación de cansancio y de llegar exhaustos al final del día, además de contribuir al funcionamiento normal del sistema nervioso e inmunitario.

Cuenta con la ayuda de la acción combinada de estos componentes, y recupera tu mejor versión para disfrutar de esa agotadora, pero tan y tan satisfactoria, experiencia que es ser abuelos.

Comparte
Política de Cookies
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestro sitio web y captar datos estadísticos, como análisis de datos de navegación. Para más información sobre nuestra Política de Cookies haga clic aquí.
Aceptar