La casa, el trabajo, los niños… ¡tu vitalidad puede con todo!

Ritmo ritmo ritmo. Tu vida lleva un ritmo imparable que sigues a base de una vitalidad que parece inagotable. Hay una alta probabilidad de que este artículo lo estés leyendo en tu móvil mientras haces alguna otra cosa o vas a algún sitio para encargarte de algo. Todo depende de ti, y de tu pareja si la tienes, lo cual supone un cierto reparto de cargas, sí, ¡pero también un reparto de nuevas preocupaciones y obligaciones!

Y no hay lavavajillas ni robot aspirador capaz de aliviarte realmente la vida. Pero ojo, que tú y tu vitalidad también tenéis parte de culpa, ¿eh? Porque os basta con tener medio minuto libre para invertirlo en alguna otra actividad: a la casa, el trabajo y los niños se suman las asociaciones, la política, los clubes de lectura, el máster o el posgrado a distancia, el curso de idiomas, el AMPA, el voluntariado, la protectora de animales, o lo que sea que te atrae.

No seremos nosotros los que te digamos “basta”: ¡jamás se nos ocurriría ponerle freno a tu dinamismo! Pero es posible que en algún momento te vengas un poco abajo, y sabemos cómo ayudarte a volver arriba.

Cuando te viene el bajón

A veces es la cosa más tonta: el cambio de hora con la entrada del otoño, por ejemplo. Esas largas oscuridades que alteran tu producción de serotonina y te desequilibran durante unos días.

O un proyecto profesional muy absorbente, un pico de trabajo.

O un problema personal puntual.

O una dieta inadecuada que mantienes desde hace tiempo y justo ahora decide mostrar sus consecuencias.

Basta con algo así, o parecido, para que todo el castillo se venga abajo. La vida de un adulto entre los 30 y los 45 se asemeja al malabarista que mantiene diez platillos girando en el aire mientras pedalea en un monociclo, y un flaqueo inoportuno acaba con todos los platos por el suelo.

Por eso, cuando te viene el bajón, necesitas recuperar rápidamente tu nivel. Necesitas recuperar esa vitalidad que hace posibles tus malabarismos de día laborable rutinario. Necesitas estar al 100% física, pero sobre todo mentalmente: una mente aguda y afilada como un cuchillo, alerta, preparada para asumir cosas inesperadas y gestionarlas con eficacia, capaz de rehacer los horarios del día si el crío coge fiebre en el colegio o el cliente se retrasó una hora.

Astenolit-dinamic, gracias a la acción de sus ingredientes, puede ser tu mejor aliado para recuperar esa vitalidad que te caracteriza. Y eficaz.

A la L-carnitina y el inositol se le suma la acción de las vitaminas B6 y B12 y el magnesio, que ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga. Además, el eleuterococo favorece la concentración y el nivel de alerta, y la rodiola contribuye al rendimiento físico y mental.

Hay que recoger todos los platillos y volver a ponerlos a girar en el aire, y para eso necesitas toda tu vitalidad. ¡Y puedes recuperarla en tan solo 12 días!

Comparte
Política de Cookies
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestro sitio web y captar datos estadísticos, como análisis de datos de navegación. Para más información sobre nuestra Política de Cookies haga clic aquí.
Aceptar